Bueno, bonito, barato: aprendiendo a regatear

Estás en Asia por primera vez, todo lo que ves te gusta. Te imaginás que lindo quedaría ese cuadro de la revolución comunista china en tu pieza, o qué interesante debe ser ese libro de 1500 páginas de la vida y obra de Ho Chi Minh en vietnamita que ahora no podés leer pero después de una semana en el país seguro que sí. Te dejás llevar por la emoción del recién llegado y comprás todo lo que ves. Te llenás de bolsas de todos los puestitos callejeros que te dijeron que te hacían “special price for you”. Al poco tiempo te das cuenta que no podés cargar con todo, que el “special price” no era tan “special” y que lo que compraste pensando que era único ya lo están vendiendo en todas las ferias de Buenos Aires (o de la ciudad que estés viviendo). Gran frustración gran, tirás todo lo que compraste, le agarrás odio a los vendedores vietnamitas y le avisas a tu familia que no vas a llevar ningún regalo.

Noooo, relajate, no hace falta llegar a ese extremo. Después de que leas este curso aceleradísimo de regateo, tus compras ya no van a ser  iguales. Y si todavía no pasaste por esta experiencia, andá tomando nota para ser un regatero feliz.

Regateo en masa, Yangshuo, China

Vergüenza es robar, no regatear

Dejá la timidez en casa. El primer regateo siempre es el más difícil, como todo, pero de a poco le vas a ir agarrando el gustito y te va a salir con más fluidez. Si sos respetuoso, nadie se lo toma como una ofensa. Es más, los vendedores están esperando a que vos regatees.

Hacé un estudio mercado con la mirada

Aunque ese elefantito de madera que ves en el mercado Chatuchak en Bangkok parezca único y hasta estás pensando que seguro lo hizo artesanalmente el vendedor del local, lo más probable es que lo vayas a encontrar en más de la mitad de los otros puestos. Una vez que estás seguro de lo que querés, preguntá el precio en varios puestos, pero no regatees todavía, guardá tus energías para cuando ya hayas decidido dónde comprarlo, porque una vez que empezás con el tire y afloje va a ser difícil que te dejen ir.

Estudio de mercado, Xi’an, China

Que no te vean demasiado interesado

Ya tenemos bien en claro el producto, es ese set de palitos chinos que lo más probable es que queden juntando tierra en algún modular. Pero no importa, ahora te encanta y te imaginás cocinándole a tu familia y amigos ese plato tan rico que probaste en el viaje y estrenando los palitos. Tratá de contenter esas ganas locas que tenés de comprarlo. Cuanto más desinteresado te muestres, mejor va a ser el precio que consigas.

Te dijeron el primer precio… ¿y ahora?

El primer precio que te digan siempre va a estar súper inflado. Ellos lo intentan, total no pierden nada. Cada tanto algún turista desinformado cae. Depende mucho del país, pero como regla general hacé una contraoferta de no más de la tercera parte de lo que te ofrecieron (y estate seguro de que estás dispuesto a pagar un poco más de tu contraoferta, así los dos ceden un poco).  Cuando le digas tu precio, la situación va a ser mas o menos la siguiente:

Vendedor: – Noooooo 50 Baht? You crazy!! Impossible!! This good quality, handmade by my auntie.

Vos: – I’m a backpacker, not a rich tourist. I can only give you 50 Baht, no more.

Vendedor: – 50 Baht I lose money. 200 Baht special price for you my friend (y te lo pone en una bolsa para que te lo lleves).

El tire y afloje va a durar unos minutos, no sirve si estás apurado. Si no llegaron a un acuerdo pasá al plan B: empezá a caminar despacito yéndote del negocio, pero con la oreja atenta al vendedor, que seguramente te va a gritar un precio mucho menor del que te estaba ofreciendo. Decile que lo viste más barato en otro lado. Si no te estaba dando el mejor precio, y te vé con intenciones de irte a otro puesto, va a ceder un poco. Si no funciona, probá con el siguiente consejo…

Aprendé algunas frase en el idioma local

Ésta funciona siempre, sobre todo en lugares no tan turísticos. Jeili gueruneee!! (muy carooo) fue nuestra frase de cabecera en Irán que le sacó una sonrisa a más de uno.

Locales en mercado de Hoi An, Vietnam

Comprá varios productos en el mismo negocio para tener un mejor precio

Muchos de los que van por primera vez a Asia tienen una lista enorme de familiares y amigos a los que le quieren llevar algo único de sus viajes. Si en el puesto que estás comprando también tienen una remera de I love Bangkok para tu primo (noooo, no seas el más turista comprando este tipo de cosas), posa vasos con la cara del rey de Tailandia para tu tía, pareos con bordado de tela batik para tu abuela y una zunga floreada para tu papá, aprovechá a comprar todo en el mismo lugar y así conseguir un gran descuento.

Uno de los souvenires más feos que vimos. Kuching, Malasia

Aprovechando la bondad del vendedor anterior, te cargaste con bolsas de todos los tamaños y colores. No te alcanzan las manos para más, pero te seguís tentando, o te acordaste que la vecina de tu cuñada cumple años y no le estás llevando nada… qué bien le vendría uno de estos gorritos malayos. Con todas las bolsas que tenés en las manos no vas a conseguir un buen precio. Hacé una cosa, si vas acompañado que tu compañero/a te espere mientras vos vas a comprar livianito. Si viajás solo, una buena opción es llevar una mochila para esconder tus compras ahí.

Ni se te ocurra entrar con todas estas bolsas al Pearl market, Beijing, China

En Asia, el regateo va más allá de los puestos de souvenires

Está en su ADN, casi todos inflarán sus precios al verte. Sí, aunque vayas por las calles de Delhi descalzo y con el tercer ojo, todos se van a dar cuenta que sos turista. Así que ya sea en comida, transporte, alojamiento, masajes de esos que te hacen los pescaditos en Tailandia, etc.,  no dudes en regatear si considerás que se están excediendo.

Cuanto mayor es la competencia, mejor es el precio que podés conseguir con tu regateo.

Todos regatean en Asia, pero no en todos los países son igual de apasionados

Nuestro podio lo encabeza India, por lejos. Le podrán hacer sombra, pero igualarla jamás. Todo se regatea, y muy posiblemente llegará el punto en el cual te canses de esta práctica y prefieras no comprar con tal de no estresarte. Los indios aprenderán el idioma que sea necesario con tal de aumentar sus ventas, y te reconocerán al instante cuando te vean pasar “Bueno, bonito, baratoooo!!!” “Come to my shop misterrrr, madaaaam!!!”

En India hablan todos los idiomas con tal de vender.

China ocupa el segundo puesto de nuestro ránking. No al nivel del primero, pero bien merecido se tiene este lugar. Acá habrá que implementar más técnicas de mímica para hacernos entender, ya que el inglés no fluye. A diferencia de India, acá son las mujeres las que llevan el estandarte y se pueden poner muuuuy pesadas.

Los países del Sudeste asiático tampoco se quedan atrás. Salvo Singapur donde casi no vas a tener que regatear nada, y Malasia donde los precios para el turista son más acordes con la realidad que en otros lugares, en los otros países vas a poder implementar todas las técnicas vistas anteriormente, una y otra vez.

Pero lo más importante es que en todo momento te diviertas

No lo tomes como una negociación millonaria porque lo más probable es que no lo sea (salvo que estés comprando reliquias de la dinastía Ming en China o el bastón que usó Gandhi durante la marcha de la sal). Por más que lo que te intenten vender sea el clásico producto berreta chino, no lo desmerezcas, el vendedor vive de eso. Relajate, no levantes la voz ni te enojes en ningún momento, si no te convence el precio andate y listo.

Negociacion feliz en Irán

El regateo feliz es una de las claves para reducir gastos y así viajar por más tiempo. Pero una vez que te vayas de Asia, acordate de cambiar el chip regatero. De vuelta en casa las técnicas no van a funcionar por más que las intentes en los supermercados chinos.

¡No te guardes tus secretos, compartí tu mejor técnica regatera en los comentarios!

Anuncios

14 Respuestas a “Bueno, bonito, barato: aprendiendo a regatear

  1. Hola!! Me hubiera venido bien saber estos consejos cuando fui a México. En Chichen Itzá, comprar algo puede ser una misión casi imposible. Hay cientos de puestos que venden lo mismo y pararse a mirar es sinónimo de que todos se acerquen para llevarte para su puesto. Para la próxima, ya voy a saber algo más!! Gracias y besos!!

    • Nunca es tarde para aprender algo nuevo. Ahora ya los sabés… pero eso no es todo, hay que ponerlos en práctica. Lo más importante es no ser agresivos, aunque a veces los vendedores terminen con nuestra paciencia! Buen viaje y feliz regateo!! 🙂

  2. Pingback: Presupuesto mochilero para viajar a India | Marcando el Polo·

  3. Buenas chicos!! Bueniisimo el post!!! Un buen regateo en transporte publico tambien te ayuda en el presupuesto… Es importantisimo fijarse lo k la gente local paga en un bus o preguntarle a alguien ( preferiblemente chica con niño o abuelitos) cuando nos puede costar una carrera… Y nuuunca paguen mas dinero por traer mochila!!! 😉
    Besssitos!!!

  4. jajaja yo soy seca para regatear, mis amigas a veces sentían hasta vergüenza… pero cuando conseguíamos un buen precio ay que eramos felices! el caminar haciendose la díficil y decirle a tu amiga… oye pero en la otra feria te vendían dos por eso… siempre resulta!!

    • Hola Benja… no sos el único con el efecto retrasado de amor por India. Es un país que lleva un tiempo digerirlo, a nosotros también nos pasó, nos fuimos contentos de haberlo conocido, pero también felices de dejarlo. Al poco tiempo ya teníamos ganas de volver, y estamos planeando un segundo viaje que sabemos que haremos algún día.
      Saludos.

  5. Eyyy chicos, esta buenísimo este espacio! Los encontré buscando info para viajar a la india a principios del próximo año. Que consejos de regateo les puedo dar? Aquí en Colombia se regatea bastante, se usan frasea como “rebaje la mitad y vuelva y pide” o “allí están mas baratas” en fin, yo recomiendo cotizar en varios lugares antes de comprar para que hagas como un estudio de mercado y sepas en si cuanto puede ser el valor real de un producto… Saludos!

  6. Excelente post, chicos. Sólo que, respecto al ranking que elaboraron, entre Asiáticos y Árabes se disputan ese segundo y tercer puesto, eh. Verdaderos maestros, la verdad. Me tocó estar en Marrakech y, era realmente sorprendente como los tipos podían reconocer tu procedencia con sólo mirarte. Lanzaban un par de frases en tu idioma y era para no creer. Por ejemplo, a mi novia la llamaron por su nombre, ¡sin conocerla! y a mí, me vieron pasar y de pronto dijeron “Chile, Chile; Zamorano, Salas”. Jajaja, divertidísimo. Hay que tener paciencia y disfrutarlo. Después de todo, es parte de la cultura y tradición de esos lugares, su esencia misma. Saludos y, una vez más, gracias por el notable aporte que realizan con Marcandoelpolo.

    • Hola, Diego! Nosotros no fuimos a Marruecos todavía, pero todos los que fueron nos cuentan lo mismo!!!
      Totalmente de acuerdo, es parte de la cultura y uno tiene que tomarlo como un juego.
      Abrazo viajero!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s